Hermano Superior: Las universidades tienen que entender los problemas reales del mundo

Después de varias horas de vuelo, desde Australia a Bolivia, y con la firme intención de aterrizar en el centro de Sudamerica, el Hermano Armín Luistro, Superior General de los Hernmanos de La Salle, expresó firmemente, en el auditorio principal de nuestro campus de Bolognia, la importancia de reconocer que el corazón de una universidad es sumergirse en los problemas reales del mundo.

 

El desafío mayor, en términos de educación superior - agrego el Herma Superior- es enfrentar la realidad. ”Todas las universidades, no sólo las católicas del mundo actual, están siendo sacudidas hasta sus raíces. Se está cuestionando su fundamento mismo. La inscripción está bajando. Los estudiantes preguntan: ¿sus programas son relevantes para nosotros? El mundo empresarial se pregunta ¿por qué se forma gente durante cinco años? ¿Para cuando se gradúan?”

 

Las preocupaciones que transmitió el Hermano, quien llegó con el Hermano Chris Patiño, Consejero General, se refirió además, por ejemplo, a las habilidades que los sectores necesitan en la industria que han cambiado. Y más críticamente en términos de finanzas. La educación universitaria es cada vez más cara y cada vez menos familias pueden permitirse la educación.

 

“No quiero desanimarlos, pero como miembros de la universidad, debemos tener los ojos abiertos a los verdaderos desafíos del mundo. En el ámbito lasaliano nos estamos dando cuenta de que las escuelas y, en este caso, las universidades independientes, nunca sobrevivirán”.

 

Si bien la Universidad La Salle es joven, porque los 20 años de vida es poco cuando se está construyendo una institución y los desafíos son muchos, el proceso que viene desarrollando le alegra  porque los programas académicos se vinculan con otros de diferentes universidades del mundo que es fundamental para la supervivencia 

 

“Me alegra ver que tienen programas de exposición, programas de inmersión tanto para estudiantes como para profesores, actividades de extensión donde los estudiantes y profesores pueden ver y oler los problemas que existen”.

 

 A poco tiempo de recordar el aniversario del Santo fundador, San Juan Bautista de La Salle (15 de mayo) el Hermano Armin mencionó que no cree que este Patrono se haya imaginado, ni soñado con la universidad. Su mente y su corazón estaban muy centrados en los jóvenes, en los niños que no tenían futuro.

 

“En el mundo lasaliano, dónde estamos en 80 países con más de mil instituciones, sólo hay alrededor de 60 instituciones de educación superior entre más de 1000. Entonces, en términos de nuestra historia y en términos de nuestro alcance global, la familia universitaria es una proporción muy pequeña de la fotografía más grande”, expresó el líder lasaliano que además de visitar La Paz, también se dirigió a Santa Cruz donde disfrutó del recibimiento de los niños y jóvenes del colegio La Salle.  

Scroll to Top