El voluntariado lallallista: fe, solidaridad y fraternidad

El Lic. Dante Gonzalez Gómez, voluntario lasallista desde Cochabamba, Bolivia, miembro de la Fundación Boliviana Digna La Salle y Cofundador de Somos La Salle Bolivia, participó en la Tercera Cátedra Abierta “Lasallistas comprometidos con la Educación” con el tema Voluntariado Lasallista, una vocación de servicio, en el que dejó en claro que el servicio del voluntariado tienen como ejes la fe, solidaridad y la fraternidad. 

 

Además expuso sobre los valores lasallistas como la fe que considera que es como ver con los ojos de Dios, reconocer a Jesucristo como el Camino, la Verdad y la Vida y al espíritu Santo como la sabiduría y fortaleza para tomar decisiones acertadas y también dar testimonio de vida cristiana en la vida cotidiana.

 

Incluso recordó la frase de San Juan Bautista de La Salle, Fundador de las Escuelas Cristianas: “No mirar nada sino con los ojos de la Fe. No hacer nada sino con la mirada puesta en Dios.

 

Según el voluntario Gonzales el voluntariado es un servicio que brindan con mucho compromiso que se basa en el valor y que ésta que se apoya en la fe, la solidaridad y la fraternidad, “es toda acción que se realiza a favor de todas las personas, especialmente de los más necesitados y que el carisma es el apoyo a la comunidad”.

 

Además, explicó que las claves lasallistas son: la Sensibilidad, valentía, solidaridad, la formación y el contexto en el que se desarrollan los voluntarios. De la misma forma afirmó que la misión educativa cristiana en la que se basan  es la calidad de servicio y la vocación que se brinda a los pobres.

 

El voluntariado lasallista para la RELAL es una forma de realizar la misión educativa para contribuir en la construcción del reino de Dios. Es un estilo de vida y una forma específica de poner en práctica los valores de fe, fraternidad y servicio que caracterizan el carisma lasallista.

 

La respuesta al contexto de hoy es un objetivo y una decisión del voluntariado qiue acompaña la valentía para dar el paso, la formación, además que va más allá del aula formal y que decide ir a la periferia, es decir acercarse a los migrantes, a las comunidades indígenas y sectores vulnerables en necesidad.

 

Finalmente expresó que la comunidad educativa es parte del proyecto educativo ya que cuenta con el aporte de los Hermanos, educadores, padres de familias, estudiantes, exalumnos y colaboradores, que es un espacio privilegiado para el trabajo vocacional y una

Oportunidad de fortalecer la obra lasallista. Crear, fortalecer programas de formación de equipos de gestión de voluntariado, es decir fortalecer el trabajo en red para el intercambio de experiencias.

 

Fortalcer la red latinoamericana de voluntariado global

Scroll to Top