Aprendizaje: socialización y humanización

La docente de la Universidad La Salle de Colombia, Claudia Patricia Ortiz, licenciada en educación preescolar y además psicología especialista en psicología clínica y magíster en educación y desarrollo humano inició su disertación con la importancia que tiene el aprendizaje que a su juicio no solo es de socialización sino de humanización porque con el niño se realiza un proceso de construcción como dice Fernando Savater y llega a ser hombre por el proceso de educación, según Kant.

 

Pero entonces el aprendizaje, acota la profesora colombiana, es un proceso que solo tiene sentido ante situaciones de cambio y que existe también subjetividad. No solo como pensaban los conductistas por la simple asociación de estímulos que se dan respuesta. Aprender requiere consentimiento del sujeto para aprender y, obviamente, funciones cognitivas que le permitan desarrollar. Precisamente para no creer que por el simple hecho de repetir el niño ya aprendió.

 

“Yo creo que en la pandemia nos exigió dar una respuesta que no se tenía, cada experiencia subjetiva que todos compartimos en que fue una etapa en la que hemos aprendido porque tuvimos que hacer cosas nuevas y diferentes, entonces aprender significa capacidad de respuesta de los sujetos y capacidad de adaptación”, señalo.

 

Para generar aprendizaje  tiene que haber elementos significativos y encontrar aspectos nuevos. Se tiene que tener apetitos positivos Buscar aprender en ese proceso de interacción con el otro el otro que me puede aportar.

 

“Enseñar no es otra cosa que enseñar a pensar es decir ayudar a desarrollar las distintas funciones del pensamiento y no solo ayudará almacenar. Es un proceso de reorganización cognitiva del sujeto que implica asimilar, asociar, adaptarse, confrontarse y resolver problemas: todo un proceso de reorganización cognitiva, Aprender es construir nuevos significados, aprender a construir lo nuevo frente al vacío y construir significado, correr los propios límites de uno. El aprendizaje no solo está ligado a lo cognitivo, también a la disposición afectiva que se necesita un proceso individual y social y avanzar hacia una zona de desarrollo próximo”.

 

Para la educadora colombiana hay muchos teóricos que han hablado del aprendizaje y obviamente tienen posiciones teóricas muy diferente cuando se habla del aprendizaje que conjuga una serie de factores biológicos, subjetivos sociales y culturales, cognitivos, en la que todos estos factores afectan, interfieren y se relacionan directamente con el aprendizaje. Ella solo se enfocó en algunas corrientes y autores.

 

Digamos como algunas perspectivas de psicología en el aprendizaje están las corrientes más fuertes como las Teorías conductuales que han hecho más relevancia en la enseñanza que en el aprendizaje  concebido como estímulo/respuesta, un sujeto pasivo como como de repeticiones de una conducta que es medible, verificable como plantean Watson, Skinner y Bandura, que para ellos es muy importante como el profesor debe enseñar para que aprendan.

 

Pero llegan entonces algunos teóricos cognitivos. Romper un poco con esa idea importante en el aprendizaje que sucede al interior del sujeto. Gracias a esas funciones cognitivas, entonces aparecen personajes como Piaget, Vigotski, Gardner, ponen el acento no en la enseñanza sino en el aprendizaje: cada uno desde su perspectiva comprende el aprendizaje  y todos se basan en estas funciones que deben ser trabajadas por el docente para trabajar los aspectos cognitivos.

 

También están las teorías psicoanalíticas que también han sido muy importantes porque nos han puesto el acento en que solamente el aprendizaje es un asunto de la cognición, sino que también es un asunto donde los afectos están involucrados. El representante más significativo fue Freud que nos explica el aprendizaje y obviamente también como las dificultades que tienen sujeto para aprender donde no solamente está centrado asuntos cognitivos, sino también los emocionales.

 

“Nosotros como profe podríamos tener en cuenta como para mirar cómo vamos a enseñar, saber cuáles son los procesos que está viviendo Por ejemplo desde los modos de representación en activa icónica y simbólica con ese primer periodo en desarrollo psicomotor icónico (material concreto, imágenes) y el modo simbólico (nivel de abstracción más grande)”, mencionó Ortiz.

 

Es necesario el material concreto como las imágenes y el modo simbólico en su nivel de abstracción más grande. Al trabajar con niños siempre es importante que esos primeros aprendizajes sean significativos; entonces por eso utilizamos como todas estas actividades rectoras de la primera infancia y luego la literatura, la exploración del medio de material educativo, material concreto, pero primero en aprender con lo motor, por el cuerpo, para hacer un círculo hay que hacer un círculo con el cuerpo caminar dentro de un círculo, luego hay que pasar el aprendizaje concreto. Por ejemplo cuando aprendemos a sumar, restar. vamos a hacerlo con apoyos en lo concreto y luego después de esa representación gráfica la vamos a llevar al plano representativas abstracto, dónde vamos a utilizar, por ejemplo, el número la palabra que representa las cosas.

 

Entonces digamos que también tiene como asociaciones la neuropsicología especialmente, por ejemplo las funciones psicológicas superiores con actividades de asociación visual, de percepción y como potenciar ese reconocimiento visual, representando el conocimiento de una manera para que el niño pueda comprender y no con esa metodología tradicional de memoria, Y por último las teorías psicoanalíticas, que hacen como hincapié en que para aprender es importante la subjetividad, los aspectos como el sujeto está implicado en eso que aprendió.  Conversar con los niños, pero una manera diferente no con la palabra, sino con otros lenguajes expresivos y uno de ellos es el dibujo que representa lo que le pasa y con el contenido del dibujo, lo que el niño expresa como elemento proyectivo le sirve a quién lo interpreta para tratar de comprender lo que le afecta.

Scroll to Top